• Patricia Etchehun

Recomendados por Cassa Lepage

Actualizado: 26 may

Para vivir una plena experiencia durante tu estadía, te compartimos una lista con los mejores lugares gourmet de Buenos Aires, para que puedas deleitarte con su historia y sabores.


Invernadero: Una terraza con propia


Las coordenadas son los jardines de la Biblioteca Nacional –icónica arquitectura brutalista de Clorindo Testa–, territorio de la Mansión Álzaga Unzué, que supo ser residencia de Perón y Eva (donde ella murió) y, en el siglo XIX, la quinta de Mariano Saavedra, hijo de Cornelio. Imposible eludir tanta carga histórica e ignorar la polémica mole edilicia de la BN, inaugurada en 1992, que se cierne amenazante sobre la terraza de Invernadero. Imposible también resistirse a las fotos. Es un spot paisajístico impactante, lindero a la zona conocida como “La Isla”, sus escalinatas y faroles antiguos y calles empedradas.



El bar de la Biblioteca fue un café de tostados, estudiantes y cortados hasta que en 2019 se reinventó como bar de gin y tapas, con un humor bastante más nocturno; si bien está abierto todo el día, su momento de brillar es la noche. Al frente de este emprendimiento hay un grupo de gastronómicos jóvenes, los mismos de la discoteca Afrika y el inminente Spritzza, una pizzería que contará con su propio spritz, bebida alcohólica típica del Friule veneciano. Este es un poco el leitmotiv de Invernadero, donde despachan su gin artesanal (elaborado junto con las destilerías Moretti y Restinga), además de contar con una buena carta de importados.


Casa Cavia: El discreto encanto de la privacidad


La Côte Basque fue un restaurante neoyorquino que duró 55 años y que Truman Capote usó de escenario para uno de sus relatos tardíos, compilado en el libro Plegarias atendidas. Era uno de esos espacios públicos para ver y ser visto que convocaba lo más granado de la sociedad. Algo similar puede decirse de Casa Cavia, que en sus seis años en pie recibió las visitas de empresarios, políticos y celebrities que lo eligen por su ambiente elegante y discreto y porque saben que su privacidad será bien custodiada.



El corazón de la casa sigue siendo su patio, con una barra en la que se sirven cócteles con nombres de escritores, películas o series. Sí, hay un Truman Capote: vodka, dressing de sauco, cordial de naranjas, limón. Alrededor de una fuente de agua se despliegan una veintena de mesas de mármol verde con vetas doradas y sillas de hierro negro.


Un poco de su historia: la casona fue diseñada por el noruego Alejandro Christophersen en la década del 20, frente a la Plaza Alemania. De estilo ecléctico, inspirado en la tipología del petit hotel parisino, esta propiedad era conocida como la Residencia Bollini Roca. En 2014, la directora creativa Lupe García convocó a la arquitecta Stephania Kallos para restaurar la casa, que incorporó una florería y las oficinas de la editorial Ampersand en el primer piso, dirigida por su madre, Ana Mosqueda. En la cocina manda otra mujer, la sensible y talentosa Julieta Caruso, formada en Mugaritz, restaurante de Rentería (Guipúzcoa), uno de los más notables del País Vasco, dos estrellas Michelin.


El foyer, con espejos esfumados y flores frescas, es la antesala a la experiencia. La hora del almuerzo y la del té son sus mejores momentos, igual que los miércoles son los días para ir a tomar un cóctel. Entre las entradas, las ensaladas con contrastes y frescura como las endivias a la parrilla, queso azul y avellanas tostadas. “La carta actual incluye versiones de platos que hicimos en los últimos años. Platos que se volvieron emblemáticos”, dice Caruso, quien supervisa todo vía smartphone desde su casa en Bariloche. Un ejemplo, la tira de asado marinada en baja cocción; otro, los gnocchi de queso tostados, curry verde y espárragos de la huerta. Entre los postres, es inevitable abandonarse a la autoindulgencia con la torta “Bruce” (un guiño a la película Matilda), un bizcochuelo chocolatoso y húmedo con relleno de dulce de leche. A partir de las 16.30 hay tentempiés, tostados, sándwiches varios y próximamente estrenarán una carta vegana/vegetariana para que en “en una misma mesa puedan disfrutar todos”, dice Caruso.


Martes a domingos, desde las 10. Cavia 2985, Palermo Chico. T: (11) 3640-7805.


Hierbabuena


El Boulevard Caseros, en San Telmo, es un paseo en sí mismo y un excelente plan de fin de semana. Su amplia avenida tiene muchos restaurantes para disfrutar del sol. Uno de ellos es Hierbabuena, con menú casi íntegramente plant based con opciones veganas, vegetarianas y libres de gluten, además de algunas preparaciones que suman salmón y pollo orgánico.



En Hierbabuena hay opciones para cualquier momento del día. Para los fanáticos de la palta, dentro de su carta en las entradas se destaca la Palta Crispy (una palta crocante con panko y quinoa, jalea de oliva y lima, escabeche de apio y queso de nuez sobre arepa y polvo de hibiscus) y entre los platos el Avocado Gnocchi (ñoquis de palta y ricota con leche de coco, cebolla morada, dátiles y almendras tostadas).


También cuentan con sandwichs & snacks, dulces, postres y jugos naturales. Los sábados, domingos y feriados (de 12 a 16 horas) disponen de su exclusiva sección de Poached Eggs donde destacan los Kale & Mushrooms que incluyen una tostada de pan multicereal, huevos poché, salsa holandesa, parmesano vegano y hongos salteados con kale. Dirección: Av. Caseros 454, San Telmo, CABA.


Dandy


La cadena de bares y restaurantes Dandy cuenta con toda la infraestructura para un gran almuerzo al sol durante la temporada invernal. Todos sus locales cuentan con mesas en veredas y/o jardines de invierno con calefacción y estructuras de toldos y cerramientos que permiten la ventilación y a su vez reparo.

Dandy ofrece desayunos, almuerzos, meriendas y cenas con cierre a las 23 horas. Durante los fines de semana también ofrece brunchs completos para disfrutar de un rico café junto a toda su carta de sándwiches, patisserie & boulangerie y la opción "teanner" por la tarde.




Algunas de sus novedades son la melanzane parmigiana (Berenjena asada, con salsa de tomate gratinada a la leña), hummus con garbanzos crocantes y zaatar (especia árabe) con pan casero y aceite de oliva, sándwich de pulled pork y la nueva incorporación vegana de berenjenas y zucchinis asados, hummus, tomates marinados y rúcula en pan ciabatta. Además, dos nuevas pizzas: Mortadela con pistachos, queso feta y pesto de albahaca y Nduja con provolone ahumado.

¿Dónde? Deli de Puerto Madero, Olga Cossettini al 700; Grill de Palermo, en Fitz Roy al 2100; Deli de Recoleta, en Av. Libertador al 2000; el Clásico de Av. Del Libertador 2400; el Clásico de Acassuso en Av. Libertador 14.800 y el nuevo local de Saavedra, Rogelio Yrurtia 6006


Bis de Aramburu


Bis está ubicado en el Pasaje del Correo, en Recoleta, un pequeño y elegante callejón con un hermoso portón de hierro en su entrada. En el Pasaje hay distintas propuestas gastronómicas, pero la que más se distingue es la del chef Gonzalo Aramburu. En Bis se puede disfrutar de un desayuno, almuerzo o brunch al sol y en un escenario único.



Algunos de los platos de la carta son: de entrada, morcilla a la chapa, huevo de campo 63°, puerro y manzana; de principal risotto de hongos, cavatellis de espinaca, pesto de albahacas y queso pecorino y porchetta braseada, boniatos, radicchio y gremolata; y de postre, volcán de dulce de leche, pavlovas y crème brûlée de mandarina. Dirección: Vicente López 1661, Recoleta.


Usina: un café de especialidad (con un jardín con árbol gigante btw) llega a San Isidro (a nada de la catedral y el casco histórico) / Chacabuco 370 – San Isidro


El clásico cafetero de Villa Urquiza llegó a San Isidro el 17 de julio y lo hizo con todo. Ubicados en la calle Chacabuco están cerca de los rincones turísticos de la zona: como la plaza, la catedral y el casco histórico. Además, ideal para estos tiempos de distanciamiento social, tienen patio y un jardín tan amplio que cuenta con un árbol gigante que transmite un contacto único con la naturaleza.



Cuando Emiliano Escudero e Ignacio Oportuno fundaron su primer local en Villa Urquiza, no tenían experiencia en gastronomía. “La reinvención para abrir en San Isidro fue entender que como no podíamos acercarnos a nuestros clientes o que ellos no se podían acercar a nosotros, teníamos que estar disponibles en todas las aplicaciones a las que ellos tuvieran acceso”, explican. De todos modos, una vez que pudieron montar las mesas empezaron a recibir a desesperados por café de especialidad todos los días.


Sus recomendados de la carta son el Doppio (un doble espresso con el doble de café) con cuadrado de manzana, y el latte con la chocousina (una torta húmeda de chocolate super exclusiva). Reinventados, con la técnica del take away más aceitada, y las mesas en el jardín solo esperan que los días soleados lleguen para quedarse y, así, disfrutar a full de la nueva propuesta.


Fervor Brasas


¿Sabían que este clásico de la Recoleta (y de la gastronomía porteña) cuenta con una amplia terraza al aire libre que, además, puede cerrar su techo ante el mal tiempo? Ahora lo saben. Se suma a lo ya conocido: gran selección de carnes, pescados y frutos de mar cocidos a las brasas, una carta larga y cuidada, ambiente distinguido. Para una noche especial.


Posadas 1519. Recoleta / @fervorbrasas




49 visualizaciones0 comentarios
logo2-300.png